» Implementan red de pagos electrónicos administrada por el Estado

Fuente: Búsqueda - Abril 2009

El gobierno dio en los últimos días los primeros pasos concretos para implementar una red administrada por el Estado que, mediante débitos y créditos electrónicos, canalice los pagos que se realicen entre micro, pequeñas y medianas empresas privadas, los entes y otros organismos públicos.
Se trata de una red de transacciones que comenzaría a operar en marzo próximo como un «método monetario alternativo» al dinero en efectivo, dijo Fernando Cetrullo, asesor del «impulsor» de este proyecto, el ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi.

Acceso al crédito

Cetrullo mencionó que las operaciones estarían garantizadas en un 100% y que el sistema permitirá el acceso al crédito a bajo costo -en torno a 10% u 11%- a empresas de pequeño porte que actualmente no son atendidas por el sistema bancario. También se dará una mejora en la competitividad de esas unidades económicas y se alentará su formalización, a la vez que se reducirán los costos administrativos y de transacción. También subrayó que esta red no planteará «dilemas de inflación» porque el financiamiento se canalizará hacia la producción, lo que ampliará la oferta de bienes y
servicios.

Elemento diferencial

Cetrullo afirmó que si bien existen sistemas de pagos similares en el mundo desde hace muchos años, la particularidad del que se pretende desarrollar en Uruguay es que será administrado por el Estado, sin fines de lucro. Indicó que en una primera etapa se prevé adoptar esta modalidad de pago para las
micro, pequeñas y medianas empresas, pero más adelante podría utilizarse para transacciones de consumo realizadas por particulares. Contó que el proyecto despertó interés en Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela, y también entre autoridades de organismos como la Secretaría General
Iberoamericana y la Organización Internacional del Trabajo, donde fue presentado por Bonomi en una reciente visita a Ginebra. Si esos países desarrollan sistemas similares, en una tercera fase podría pensarse en una interconexión que permita una «moneda alternativa latinoamericana», sostuvo
Cetrullo.

Funcionamiento

Esta red de pagos mediante débitos y créditos electrónicos funciona de la siguiente manera: una empresa que adhiera al sistema mediante contrato solicitará una garantía a los estatales bancos República y de Seguros, a la filial local del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes)
o a instituciones de microcrédito. A partir de ese aval, la Dirección de Proyectos de Desarrollo (Diprode) le habilitará una cuenta en el sistema a esa empresa. A través de Internet, de una tarjeta especial que emitirá esa dependencia de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto o de un mensaje de
texto por celular, esa firma podrá ordenar el pago electrónico (débito) desde su cuenta para que sea acreditado a favor de un organismo estatal u otra firma privada que participe en esta red. Cada cierto plazo se hará una compensación de las cuentas (débitos menos créditos) y se abonarán los saldos
remanentes.

Implementación

El asesor de Bonomi, que forjó este sistema, indicó que el desarrollo de la red no tiene costo para el país porque surge de la cooperación con la fundación Stro de Holanda. Esa institución provee el modelo de red, conocido por la sigla C3 (Circuito consumo y comercio). Al dinero virtual que fluye a través de este esquema de pagos se le llama «liquidez interna», aunque los técnicos que trabajan en su desarrollo adoptaron una denominación más autóctona: el «charrúa».

Sistema Nacional de Garantías

La CND espera que en los próximos días el Poder Ejecutivo apruebe un decreto que creará el Sistema Nacional de Garantías.
Luego, a través de la sociedad conformada por ese organismo paraestatal —Conafin—, prevé establecer un fondo de garantías con un capital inicial de U$S 5 millones con el propósito de «agilizar el crédito» para las pequeñas empresas.